India: los secretos de un boom

by Dave

Thanks to my friend Martin O’Farrell for the link. From a leading Spanish newspaper out of Buenos Aires. Some highlights:

via lanacion.com

En cambio, hoy prevalece por sobre las diferencias algo parecido al ?orgullo indio?, y eso no es nada casual. ?Vemos los avances todo el tiempo; hemos hecho tantos cambios en tan pocos años…

En los últimos 17 años, la economía india se ubicó, detrás de la china, como la segunda de más rápido crecimiento. Desde 2005, crece a un promedio del 8% anual, mientras los servicios y la industria lo hacen por encima del 10 por ciento. Cien millones de indios salieron de la pobreza en el transcurso de las dos últimas décadas. Así, la clase media se cuadruplicó y el aumento de su poder de compra disparó el consumo interno.

Las multinacionales de origen indio adquieren empresas en todo el mundo. El caso más icónico es el de la automotriz india Tata Motors, que acaba de comprarle a Ford las marcas Jaguar y Land Rover por 2300 millones de dólares. Pero el grupo, con inversiones en comunicaciones, informática, electricidad y consultoría, entre otros sectores, no sólo apunta al mercado de lujo que florece en el país (figura cuarto en la lista de Forbes por su cantidad de millonarios), sino a esa nueva clase media recién salida de la pobreza: a finales de este año, Tata Motors pondrá a la venta el auto más barato del mundo, el Nano, por sólo US$ 2500.

Las empresas de tecnología de la información hicieron del país un polo de servicios contratados desde el exterior. Desde los call centers indios atienden llamadas de clientes de todo el mundo. Y la industria farmacéutica, que creció fabricando genéricos ?producen el 22% de los que se venden en el mundo-, hoy desarrolla y patenta nuevas drogas.

En la historia de la transformación india hay menos de milagro que de convicción, y una clave: haber sabido ?saber? mirar hacia adelante. No buscaron resultados inmediatos; es evidente incluso para ellos que todavía tienen un largo camino por recorrer.

La fórmula aplicada no era novedosa: disminuyeron el déficit fiscal, reformaron el sistema impositivo, privatizaron las empresas públicas, desregularon e incentivaron la inversión extranjera. Pero ellos dicen que sumaron algo más importante: un proyecto de país. Y que haber heredado una cuota del respeto inglés por las instituciones obligó a que el proceso fuera más gradual que en países como la Argentina. En vez de desmantelar las empresas estatales, el gobierno indio mantuvo porcentajes accionarios en áreas sensibles, como la energía, pero las expuso a la competencia.

La India increíble es posible porque su gente cree en ese anuncio y lo defiende, como lo hace con sus tradiciones y su cultura.

Es cierto que la escenografía todavía no está a la altura de esta superproducción, pero sobran trabajadores que se esfuerzan contra reloj por mejorarla. Después de todo, las películas del cine masala siempre tienen final feliz.

TwitterFriendFeedDeliciousLinkedInFacebookDiggShare